¿POR QUÉ EDITAMOS?

¿POR QUÉ EDITAMOS?

Marco Polo narró desde su prisión genovesa un viaje por el lejano Oriente. Durante siglos muchas voces tacharon el libro como una ficción dictada por un loco. Pero lo que todos estos analistas no han podido negar el tremendo impacto de Marco Polo en la humanidad. Proporcionó a los occidentales una concepción de oriente que les fascinó y sembró en muchos el deseo de exploración de remotos lugares. La expedición comercial de Marco Polo se convirtió en un libro de maravillas y sugestión.


– Cuando regreses al Poniente, ¿repetirás a tu gente los relatos que me haces a mí?
– Yo hablo, hablo –dice Marco– pero el que me escucha sólo retiene las palabras que espera. Una es la descripción del mundo a la que prestas oídos benévolos, otra la que recorrerá los corrillos de descargadores y gondoleros del canal de mi casa el día de mi regreso, otra la que podría dictar a avanzada edad, si cayera prisionero de piratas genoveses y me pusieran el cepo en la misma celda que a un escritor de novelas de aventuras. Lo que dirige el relato no es la voz es el oído.

Las ciudades invisibles
Italo Calvino